El origen de la abogacía

985 21 32 56
El origen de la abogacía

Defendemos tus intereses en muchos ámbitos. Somos abogados de divorcios en Oviedo pero también estamos especializados en despidos, incapacidades, pensiones, arrendamientos y un largo etcétera pero, ¿conoces el origen de la abogacía?

El origen de la profesión se puede considerar como antiquísimo ya que siempre han existido injusticias y, a su vez, siempre ha habido personas interesadas en defender a los desamparados. Durante el siglo V a.C., en la India, se determinaron las primeras normas jurídicas concretas, recopiladas en los que se dio por llamar MANÚ y, es también durante esta época, que hay registros de abogados que ya enseñaban Derecho. Generalmente la defensa de los intereses estaba encomendad a los sabios del lugar. En Grecia la ejercían personas dotadas simplemente de buena oratoria aunque, con el paso de los años, evolucionó hasta convertirse en una profesión, señalándose a Pericles como el primer abogado griego. En Roma tampoco existió en un principio la figura de un profesional, ya que era el patrono quien directamente defendía los intereses de sus clientes. Posteriormente se desarrolló un extensísimo Derecho Romano (heredado a día de hoy y estudiado por los abogados de nuestro despacho, como por la abogada Mónica Menéndez)  y fue necesaria la especialización en el ámbito de la abogacía. ¿Y qué sucedía al otro lado del océano? Antes de la llegada de Colón, los reyes aztecas decretaban leyes ayudados por consejeros y ancianos. Se nombraba a un magistrado supremo que impartía justicia e incluso se creaban tribunales inferiores compuestos por tres o cuatro jueces. Podríamos afirmar que en la antigua Ciudad de México se instaló la primera escuela de Derecho de toda América.

Somos abogados de divorcios en Oviedo y profesamos un profundo respeto por todas las personas que a lo largo de la Historia han hecho grande nuestra profesión.

haz clic para copiar mailmail copiado